,,

7 joyas del cine de terror mexicano.

 

A través de la historia de la realización de cine en México, han aparecido múltiples filmes que destacan por su aporte a la industria, por sus historias o por la polémica que orbita alrededor de ellos, concretamente en el cine de terror. Nos dimos a la tarea de recopilar la siguiente lista de películas que consideramos unas verdaderas joyas del género, si bien algunas de ellas comparten narrativas de horror y terror (géneros que suelen confundirse) todas son un retrato de la particular forma que tiene el mexicano de percibir el universo y conceptos como el bien, el mal, la muerte o la religión.

 

 

Han quedado fuera de esta lista películas de gran apreciación mundial como la filmografía de el Santo contra alguna criatura infernal, o producciones más modernas como Kilómetro 31 (2007), el Eco del Miedo (2012) o Archivo 253 (2015) decidimos destacar historias que consideramos que todo fanático del género tiene que ver. Además muchas de ellas se encuentran completas en YouTube:

 

Santa Sangre (1989)

 

Santa Sangre es el título del quinto largometraje del polémico escritor y director de culto franco-chileno Alejandro Jodorowsky, que en este delirante filme nos presenta la historia de una familia circense. Su protagonista, Fénix, es hijo de Orgo (dueño del circo) y de Concha, una mujer sacerdotisa que dirige un bizarro culto que venera a una niña cuyos brazos fueron desmembrados por sus violadores.

 

 

La infancia de Fénix y la vida en el circo tendrá un giro radical tras la llegada de una mujer tatuada y su hija sordomuda. Este es el punto de partida de la trama, que después nos mostrará los trastornos psicológicos y las constantes alucinaciones de Fénix, producto de su traumática infancia.

Un viaje surreal cargado de simbolismos y referencias propias del psicoanálisis, acompañado de malviajantes cánticos folcklóricos y de música regional en su versión más oscura (si tuviera un nombre el género de su banda sonora probablemente sería algo así como ñero místico). Incluye secuencias memorables (bastante perturbadoras) como la que involucra niños con síndrome de Down consumiendo cocaína.

El filme tuvo como sede durante parte de su rodaje a los Estudios Churubusco Azteca, uno de los estudios cinematográficos más importantes en la historia de la ‘Época de Oro’ del cine mexicano.

 

 

 

Macario (1959)

 

Macario (Ignacio López Tarso) es la historia de un campesino  obsesionado por su pobreza y la idea de la muerte. Macario decide aguantarse el hambre y no comer hasta encontrar un guajolote que pueda disfrutar para él solo. Su mujer roba uno para él y Macario sale al bosque a comérselo. Allí se niega a compartirlo con Dios y con el Diablo, pero lo comparte cuando se le aparece la Muerte. Agradecida, la Muerte entrega a Macario un agua curativa con la que el campesino comenzará a hacer milagros.

 

 

Esta película de Roberto Gavaldón fue de las más célebres de su tiempo y el primer filme mexicano en ser nominado al Oscar en la categoría de Mejor Película en Lengua Extranjera. Criticada en su momento por su preciosismo folcloristaMacario terminaría siendo aclamada 20 años después por las mismas razones por las que había sido criticada.

La fotografía corre a cargo del maestro Gabriel Figueroa, donde nos muestra un ejercicio y dominio magistral de los claroscuros. 

 

 

Veneno para las hadas (1984)

 

 

Esta es una de los últimos títulos en la filmografía del legendario escritor y director Carlos Enrique Taboada, famoso por cintas del género como  El libro de piedra (1968), y Más negro que la noche (1975). Si bien es cierto que la obra más famosa de Taboada es Hasta el viento tiene miedo (1968), que se hizo merecedora a un horrendo remake en el 2007 con Martha Higareda, fue Veneno para las Hadas la que recibió mejores críticas y le hizo ganador de 4 premios Ariel, incluyendo el de mejor película y mejor director.

 

 

La película cuenta la historia de Verónica (Ana Patricia Rojo), una niña que se dice ser bruja y que intenta convencer a su amiga Flavia (Elsa María Gutiérrez) de que lo es, valiéndose de una serie de circunstancias en las que Verónica se proclama responsable. Verónica insiste en que Flavia la invite a unas vacaciones en el rancho de su familia, en donde podrá preparar un veneno para las hadas.

Esta cinta de horror está contada a través de la visión de las niñas, por lo que a los adultos solo los oímos o vemos sus piernas, muy al estilo de Nanny en los Muppets Baby o de Charlie Brown. El final es muy perturbador e inquietante.

 

 

 

Cronos (1993)

 

 

Está película también conocida como La invención de Cronos o Cronos, la invención del tiempo es una cinta escrita y dirigida por Guillermo del Toro. Se trata de la ópera prima del reconocido director.

En ella conoceremos la historia detrás de un misterioso objeto creado por un alquimista en tiempos de la inquisición, cuyo mecanismo en forma de escarabajo tiene la capacidad de darle la vida eterna a quien lo posea. Es encontrado en 1997 por un anciano vendedor de antigüedades cuya vida se verá transformada tras la activación accidental del aparato.

 

 

En este primer largometraje de Del Toro, veremos el nacimiento de su recurrente firma: la percepción de la historia desde un personaje infantil, así como el debut de Ron Pearlman en las películas del tapatío.

 

 

Cronos es la piedra inicial de su estilo, con elementos recurrentes en sus futuros filmes: la fascinación por los insectos y criaturas mágicas, el uso del color rojo y la relación entre la juventud-infancia con la vejez y la edad adulta. Se trata de una película de vampiros sin vampiros que no puede faltar en tu colección.

 

 

 

La tía Alejandra (1979)

 

 

La tía Alejandra es una cinta de horror y terror dirigida por Arturo Ripstein y protagonizada por Isabela Corona y Diana Bracho. Se trata del único acercamiento de Ripstein a este género, con el que obtuvo muy buena respuesta tanto en taquilla como en críticas.

Alejandra (Isabela Corona), es una venerable anciana (y bruja), al morir su madre va a vivir a la capital con su sobrino Rodolfo (Manuel Ojeda), un típico clasemediero capitalino que vive con su esposa Lucía (Diana Bracho) y sus tres hijos. La llegada de la tía soltera y rica es vista como una solución a los problemas económicos de la familia, hasta que empiezan a pasar cosas extrañas por la brujería y magia negra que practica la tía y en la que instruye a los pequeños.

 

 

Si bien La tía Alejandra no está cargada de escenas sangrientas ni de violencia gráfica explícita, es recomendable para los fans del terror que prefieren los escalofríos o la piel de gallina, en vez del explícito gore. Además de mostrarnos ese lado oscuro del folcklore mexicano que venera a la muerte y a lo demoníaco. No hay trailer en línea pero sí la peli completa.

 

 

Alucarda (1978)

 

Está cinta de Juan López Moctezuma protagonizada por Tina Romero, está basada en Carmilla, una novela corta escrita por Sheridan Le Fanu en 1872 e inspirada en relatos del Marqués de Sade. Esta adaptación nos cuenta la historia de Alucarda, una chica que ha vivido toda su vida recluida en un convento católico y de Justina, otra chica huérfana con quien iniciará una fuerte relación de amistad con ella a la par de eventos sobrenaturales que empiezan a ocurrir justo después de su encuentro con unos gitanos en el bosque.

 

 

Fue muy controversial en su momento por sus escenas de sangre y lesbianismo, además de retratar al pensamiento católico como medieval y a sus dirigentes como personas cerradas y viciadas. Hay todo un culto alrededor de este filme con opiniones bastante divididas: personas que la aman y gente que la considera como una reverenda basura. Lo que es bastante extraño es que los diálogos fueron grabados en inglés y después traducidos al español, lo cual le da una sensación rara (o chafa) a las voces. Definitivamente tienes que juzgar por ti mismo.

 

 

 

El vampiro (1957)

 

 

 

Esta cinta de Fernando Méndez es considerada por muchos como la mejor película de terror hecha en México y uno de los filmes de culto más populares de nuestro cine en otros países. Se trata de una adaptación del Drácula de Bram Stoker a un contexto rural mexicano.

La historia gira alrededor de Marta (Ariadne Welter) una joven que viaja a visitar a su tía enferma en el mismo tren que viaja Enrique (Abel Salazar), un agente viajero. Enrique se ofrece acompañarla, Marta acepta continuar el recorrido en una vieja carreta que transporta una misteriosa caja enviada desde Hungría. Marta descubrirá que su tía ha muerto y decidirá quedarse aún a pesar de los vampiros que acechan la zona.

 

 

Una verdadera joya del género con notables influencias del expresionismo alemán y con un excelente Germán Robles interpretando al Conde Duval. Fue tal el éxito de la película que se realizaría una secuela El ataúd del vampiro (1957).

 

Estas son solo algunas de las películas que hay en el legado del cine de terror/horror en México, ¿Cuáles agregarías tu a esta lista?