,,

El oscuro origen de la carita feliz

Hubo algunas caritas antecesoras a la Smiley Face en cartas, posters, películas, pero la original Smiley Face como la conocemos hoy en día, nació en 1963 creada por el artista gráfico Harvey Ross Ball.

La carita se convertiría en un ícono de la cultura popular en música, cine, arte y también asociada a la cultura Rave de los años 80 y 90.  Ball fue contratado por la compañía State Mutual Life Assurance de Worcester Massachusetts (ahora conocida como Hanover Insurance) para diseñar la carita y así incrementar la moral de los trabajadores.

 

State Mutual Life Assurance había adquirido otra empresa de seguros, la Guarantee Mutual Company.

Esta fusión generó depresión en los trabajadores por el miedo a despidos y reestructuras inevitables.
La nueva empresa decidió entonces hacer una campaña interna de marketing creando la campaña de amistad,
la cual conllevaba un nuevo manual del empleado y reglas, entre las que se incluía la orden de sonreír en horas de trabajo, cuando se hablaba por teléfono, se recibían clientes, etc.

Y como no hay campaña de marketing sin diseño, la empresa contrató al diseñador gráfico, quien creo el diseño en 10 minutos y le pagaron 45 dólares (equivalente a 330 dólares en 2012).

La carita feliz se popularizó en los años setenta gracias a los hermanos Murray y Bernard Spain quienes al no estar registrada la marca, aprovecharon y la reprodujeron en botones así como tazones de café, camisetas, pegatinas de parachoques y muchos otros artículos decorados con el símbolo y la leyenda: “Que tengas un buen día” (Have a nice day), ideada por Murray. En 1972 se estimaba que había unos 50 millones de botones con el smiley por todo Estados Unidos.

 

El smiley fue uno de los principales iconos adoptados por la cultura de música dance Acid House, surgida a finales de los años 80. Especialmente en el Reino Unido, el logotipo fue asociado en la cultura underground dance con la droga éxtasis.

 

El smiley se ha convertido en un elemento fundamental de la cultura de Internet, con GIFs animados y otras representaciones gráficas, así como los conocidos emoticons textuales 🙂 y :). De ahí surgieron los demás emoticons.

 

 

La banda Nirvana utilizó un smiley que fue alterado para aparecer borracho o drogado.

 

 

En la película Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994), Tom Hanks se limpia la cara con una camiseta que le dan y en esta queda marcado un smiley (a modo de parodia con respecto al manto de Jesús).

 

En la película Fight Club (David Fincher, 1999) tiene una escena en la que un smiley aparece dibujado por bombas en un edificio.

Es impresionante como un símbolo que parece tan sencillo a simple vista, tenga una carga tan fuerte a nivel de connotación, que como era de esperarse, no ha estado exento de disputas legales.

¿Conoces otras obras donde la smiley face tenga relevancia?