,

Muestra CAAV 2018

Los muros de la Casa Clavigero vibraban con la música  de Lunaem; la fecha había llegado: era 17 de febrero y solo faltaba media hora para iniciar la Muestra CAAV 2018. Después de dos meses de convocatoria y espera, los seleccionados pasaban a los lugares reservados para ellos: todos muy bien vestidos, risueños, evidentemente nerviosos. En el otro extremo, algunos jurados igual de nerviosos ya ocupábamos nuestros asientos. 

A las siete en punto se apagaron las luces y  una animación realizada por los organizadores proyectó en la pantalla momentos de la obra de Guillermo del Toro, el homenajeado. La muestra arrancaba con todo. 

Daniel Varela dio unas palabras, recordándonos que la Muestra CAAV es un evento realizado por y para los alumnos. Aclaró que el homenaje a del Toro ha sido una feliz coincidencia, ahora que el co-fundador del CAAV está cosechando el fruto de 25 años de trabajo y nos recordó que los trabajos participantes son aún exploraciones, proyectos en búsqueda de una voz. La premiación estaba por comenzar.

Los jurados de Guión felicitaron a Gilberto Mercado, Ana Isela González y José Omar Vidrio. Y el ganador en la categoría de Ilustración fue Fernando Sandoval, por la pieza titulada Ofelia. En la categoría de Foto fija el ganador fue Iván Garzón Zapién, con la obra Divinity. Las fotografías e ilustraciones ganadoras resplandecieron en la pantalla y los primeros premios, diseñados por los alumnos de Multimedia, iluminaban de rojo las manos de los primeros ganadores. 

En cada categoría vimos los teasers de los seleccionados y en el público comenzaron a escucharse de cuando en cuando sorprendidos “tssss”.  En la categoría de Diseño Sonoro fue el videominuto Alien Kidnap, de Alejandro Cervantes Orozco la que se llevó el premio y en la de Dirección de Arte, Vita Solís, por The Meeting Place. 

Los jurados se fueron relajando, hacían chistes, hablaban de las categorías al micrófono y felicitaban a todos los participantes. Los videos ganadores se mostraban al final de cada premio, pero los seleccionados, aún con una probadita nada más, invocaban aplausos y porras  del auditorio. 

En la categoría de Dirección de foto ganó Leslie Yesenia Chávez Núñez  por el videominuto titulado Té amargo, que también participó en otras tantas disciplinas y era uno de los favoritos del público. 

Otro video que iluminó la pantalla con particular fuerza , fue la animación titulada Génesis, de Hugo Payén, ganadora en la categoría de Postproducción y Experimental.

 

 

Lety Ramírez y Angélica Romero entregaron por primera vez un premio de la muestra a un video producido por  alumnos de tercer cuatrimestre: Box, inscrito por Jason de la Mora Guerrero, nos conmovió en la pantalla con su historia en blanco y negro. 

En la categoría de Dirección, fue Juan Pedro Torres Caballero quien se llevó el  premio de la muestra, por el corto titulado Virgen, del que pudimos apreciar un fragmento y los contrastes de la protagonista, también en tonos rojos.

Se habían abierto ya la mitad de los sobres con los ganadores, y aún quedaban categorías que nos hacían sudar las manos a algunos, murmurar y cuchichear con expectativa a otros. 

Llegó el turno del premio a Spot Publicitario y el maestro Gabriel Benítez  abrió el sobre con el nombre de Alejandro Cervantes Orozco como ganador por el video Vans.

En las categorías de Animación y Documental la ganadora fue una vez más Vita Solís por dos proyectos distintos: Loop (realizado junto con Andrea Durán)  y Si la juventud supiera.

 

Llegó mi turno de entregar junto con Alex Briseño el premio a la categoría de Videominuto, que ciertamente nos había llevado más de hora y media definir una semana atrás y cuya ganadora fue también Vita Solís, por el video titulado Conmutación. Tristán, de José Antonio Rodriguez Ruiz, también recibió una mención honorífica en esta categoría. 

Por lo que comentó el maestro Carlos Valencia, los jurados de la categoría de Videoclip también la tuvieron difícil. Hubo una mención honorífica para Rogelio Alberto Villagomez Pacheco, por el video titulado Cuánto es suficiente.  El video premiado fue Humo, producido por Absalom Abisai García Reyes y por primera vez en la noche, se invitó a todo el equipo a subir al escenario, recordándonos que en los medios audiovisuales hay todo un equipo detrás de cada buen trabajo. Los rostros orgullosos del crew involucrado en Humo incluían a alumnos de al menos dos cuatrimestres, haciéndonos notar, sin decirlo, que la comunidad del CAAV ya cuenta con equipos de trabajo unidos por sus habilidades y talentos, independientemente del grupo al que pertenecen. 

Los premios de la noche cerraron con la llegada del jurado y maestro Alberto Pons, recién llegado del aeropuerto para anunciar a la ganadora de la categoría de Cortometraje: Vita Solís, por Alto al fuego. 

Apenas había pasado hora y media y aún faltaba lo que muchos estaban esperando: la fiesta en C3. Tras unas palabras de Vita, quien improvisadamente fue invitada por la maestra de ceremonias a hablar, José Manuel Mercado Morales dijo unas palabras a nombre del equipo organizador, compuesto por alumnos de octavo cuatrimestre, quienes recibieron un muy merecido aplauso por la organización del evento. El escenario volvió a llenarse de alumnos y alumnas vestidos de negro, algunos con audífonos, otros con cámaras, unos todavía inquietos, otros con expresiones de alivio y la mayoría listos para lanzarse a brindar. 

No pude ir a la fiesta, pero supe que hasta Daniel Varela bailó, festejando con los alumnos el buen trabajo de todos. Sin duda, el nivel de esta edición invita a que más alumnos participen en la edición de 2019: hay todo un año para crear y seguir explorando.  Por lo pronto y después de esta experiencia, no me la perderé.

DEJA UN COMENTARIO