,

¿Qué tienen en común Mother, It y Verónica?

Después de veinte minutos de anuncios, las luces se apagan. Inicia la película. Por alguna razón, en las que se venden como género de terror, siempre hay personas nerviosas que se ríen o hablan sin parar durante los primeros minutos, como si la ansiedad se les saliera por la boca. Con suerte, el borboteo se detendrá si la película les atrapa.

amy poehler popcorn GIF
Recientemente pude ir a ver tres filmes que se suponía alterarían mi vida para siempre (según las promesas de los trailers que últimamente son un género aparte): It, Mother y bueno… la última era más bien una propuesta humilde desde el principio, La posesión de Verónica.

scared carnival of souls GIF by Shudder
La secuencia en la que Georgie muere, fue suficiente para dejar a los bocones callados: It no pretendía andarse con medias tintas y después de cinco minutos uno sabía que la violencia explícita, y no la sutileza de Tim Curry (con la que muchos fans estuvieron molestando, quejándose del nuevo Pennywise) era lo que nos esperaba por las siguientes dos horas. Sin embargo, al final, la película fue más una historia de nostalgia por la niñez, aderezada con momentos de miedo, que a mí me dejó personalmente satisfecha pero dio motivos a otros para quejarse: “no es de miedo”, decían, “no me asustó ni tantito”, mientras salían de la sala todavía masticando algunos granos de palomitas. “Es una maravilla”, murmurábamos otros, “tenemos que verla otra vez.”

 georgie GIF

Mother, en cambio, inició con una secuencia que planteaba una pregunta: ¿qué significará esto para el resto de la historia? ¿quién es la mujer que arde? ¿será la misma Jennifer Lawrence? Aquellos que venían aleccionados con la interpretación del director, como si fuera un mapa que los guiara a través de las alegorías bíblicas, gozaban en sus asientos mientras muchos otros decidieron salirse. “No es propiamente una película de terror”, decían los que nacieron a la luz de la plaza, una vez fuera de la sala, “es una película sobre un Dios terrible, ¿a poco no te angustia?” Mientras otros tantos nos quejábamos en voz baja: lo que nos había angustiado era la sensación de no saber qué diablos hacíamos ahí. “Devuélvanme dos horas de mi vida”, decían otros. Y muchos, muchos más, sonriendo condescendientes: “Es que no le entendieron, es una obra maestra.”

mother! mother mother movie GIF

 

Finalmente, La Posesión de Verónica inicia con una llamada al número de emergencias: una muchacha reporta que alguien se ha metido a su casa, grita, la llamada se corta justo después dar la dirección. La policía llega al edificio y ve algo que les horroriza. Inmediatamente después conocemos a Verónica y su rutina diaria, donde los motivos de lo sobrenatural se esconden en una película bastante clásica que no dividió en absoluto a los pocos asistentes a la sala. Nos asustaron cuando tenían que asustarnos, nos dieron, también hay que decirlo, un poco de ternura por los efectos baratos, pero al final, no hubo un desborde de pasiones. No había duda: era una película de terror y con eso había bastado.

 

Cuando las luces se encienden, los bocones retoman su cháchara y los callados por fin también hablamos. Cada uno tiene una idea distinta, nos peleamos, discutimos, argumentamos y no llegamos a nada. El terror, supongo, sigue siendo personal y no cambia la vida de todos, no como lo prometían, aunque sí le dan vuelo a las pasiones que caracterizan el tiempo en que vivimos: amor u odio, no parece haber espacio para nada más.