,

Rami Malek no sólo es Mr Robot

 

El fin de semana estaba en todo su esplendor, por desgracia mi cartera (y la quincena) no estaba en su mejor racha, así que pasarlo mirando pelis se postuló como el mejor plan.

Inicié ese conocido ritual de navegar a través de los títulos en Netflix, las recién llegadas producciones sirvieron como coordenadas para guiarme en este océano de películas y series, hasta que me encontré con ‘Buster’s Mal Heart’. 

Hmmm...el wey de Mr. Robot en una película independiente” pensé, alguien la calificaba como mind bending y como la curiosidad mató al gato, decidí ver de qué iba la peli.

‘Buster’s Mal Heart’ contada en múltiples líneas de tiempo, narra la historia de Jonah (Rami Malek) un padre de familia que trabaja el turno nocturno en un hotel durante 1996. Su vida se transformará a partir de la llegada de un misterioso conspiranoico interpretado por DJ Qualls, quien proclama la llegada del apocalipsis tecnológico a raíz del Y2K (algo así como cuando iba ser el fin del mundo en el 2012).

 

 

También veremos a Malek como Buster, un vagabundo que vive en las montañas e irrumpe en cabañas ajenas mientras deja extraños mensajes a través de la radio y huye de la justicia. Pero también está un naúfrago en medio del océano que sufre de alucinaciones y no sabremos qué diablos tiene que ver. Conforme avanza la película vamos armando el rompecabezas que nos ayudará a revelar el misterio.

 

 

La película te recordará a un famoso pasaje bíblico, aquél en el que un pez gigante (¿o ballena?) enviado por Yahvé, devora a su profeta Jonás por haberle desobedecido en su encomienda de predicar en la ciudad de Nínive.

 

 

Humor oscuro, drama y ansiedad  están presentes en esta  historia que a mi parecer está muy bien contada y tiene una destacable dirección por parte de Sarah Adina Smith, quien también escribió el guión.

 

Posiblemente con el paso del tiempo se convierta en una ‘de culto’, cuenta con una excelente actuación de Malek y la narrativa se desenvuelve de manera ligera y casual lo que la ayuda a no cansar al espectador.  Recibió buenas críticas tras su estreno en el Festival de Cine de Toronto y actualmente tiene 74% de calificación de Rotten Tomatoes. Si bien no me voló la cabeza, definitivamente se trata de una película que volvería a ver y sin duda la recomendaría.