,

Ozark la nueva Breaking Bad

Pocas son las veces que las series logran cautivar a su audiencia desde la primera hasta la última temporada, series que destacan en su género, como Friends, The Sopranos, Sex and the City, Breaking Bad y por supuesto Game of Thrones, que aunque no ha terminado, ha sabido mantener a su público.

Y hoy quiero hablar de un caso similar, el estreno de Ozark una serie original de Netflix, ha logrado mantenerme interesado en todos sus capítulos y me ha dejado con un sabor de boca que hace mucho una serie no me dejaba, una como Breaking Bad.

Ozark tiene toda la esencia para ser  memorable, ya que tiene la fórmula perfecta: mezcla tintes de violencia, una familia cotidiana y muchos secretos. Lo que la hace tan atractiva es que nos muestra una familia tradicional americana, conformada por Martin Byrde, su esposa Wendy y sus dos hijos Charlotte y Jonah.

Martin es un contador con una vida a simple vista monótona, con un buen matrimonio, una hija adolescente que lo adora y un hijo tímido, pero una realidad completamente diferente está sucediendo detrás su vida perfecta.

Ozark te mantendrá en el sillón porque no es la típica serie predecible, con cada capítulo querrás saber qué es lo siguiente que va a suceder. Esperemos la segunda temporada mantenga la esencia de la primera que ya está disponible en Netflix.